Buenos días a todos y bienvenidos. Tiempo. Es una de las palabras que más oyes y más dices durante la recuperación de un TCA. Y hoy quería hablar sobre dos cosas: cuánto tiempo cuesta recuperarse de un TCA y del sentimiento de no avanzar para el tiempo que llevamos. Sé que de este tema ya hablé un poco en este post, pero no desde esta perspectiva.

¿Cuánto tiempo cuesta recuperarse de un TCA? Si has venido buscando una respuesta concreta, lo siento, no la tengo. Pero es que nadie lo sabe ni se puede saber a ciencia cierta. Cada paciente es diferente y cada uno necesitamos nuestro tiempo para recuperarnos. Así de simple y así de impreciso.

No hay un tiempo patrón para todo el mundo. Como ya comenté en este post, un tiempo medio pueden ser cinco años, pero esto es muy variable. Por ello, no te centres en si llevo mucho o llevo poco tiempo recuperándome. No. Llevas el tiempo que necesitas y tardarás lo que necesites. Sin prisa, pero sin pausa. Es mejor no correr y tratar bien todo, que dejar cosas sin tratar por querer ir deprisa.

Y esto me lleva al siguiente punto: ese malestar, ese sentimiento de culpa que te invade cuando piensas que no avanzas para el tiempo que llevas en el tratamiento. Esto es una cosa que a mí me costó un poco entender. Hay una cosa que me explicaron a la que le he dado muchas vueltas y creo que es verdad. Avanzar no significa dejar de hacer síntoma.

De hecho, puede que estés avanzando psicológicamente, que te estés abriendo a tu terapeuta y que en las sesiones tratéis cosas que te remuevan mucho por dentro. Y es normal que, si estás tocada, recurras al único método de enfrentamiento que conoces, que es el síntoma. Pero ya verás que, poco a poco, irás aprendiendo otros métodos para hacer frente a esas situaciones de malestar.

No te desesperes y no te sientas culpable por no poder afrontar las cosas de una forma que no aprendiste. Ya aprenderás. Sé que esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero con trabajo duro se puede conseguir. Eso sí, la clave está en trabajarlo. Y duele. Mucho. Lo sé. Pero tú puedes.

Bueno, espero que este post os haya servido de ayuda y que os sea útil. Quiero animar a que si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo de esta enfermedad, busques ayuda y hables con tu médico o los recursos sociales locales. Recuerda, los TCA no nos definen y con ayuda, podemos recuperarnos. Un saludo y anímate a dejar un comentario. Fuerza ❤

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *