Hola a todos y bienvenidos. Hoy traigo un tema del que me pidieron que hablara una vez por mis redes sociales: el sentimiento de culpabilidad. Y este sentimiento puede venir de muchos lados. Pero, como ya dije una vez, tú no tienes la culpa de caer en esta enfermedad, pero sí la responsabilidad de aprovechar todos los recursos que tienes para salir de ella.

Cuando caemos en un TCA, vemos que no solo nosotros sufrimos, sino que la gente que se queda con nosotros y nos apoya sufre también. Y mucho. Los vemos llorar e incluso necesitan ir a un psicólogo. Pero eso no es algo por lo que sentir culpabilidad. Porque las personas de nuestro alrededor también tienen que pasar su propio proceso. Y sé que cuando estás muy metida en el TCA no lo ves, sientes que eres la causante de todos los problemas de tu familia, que eres una carga, que no te mereces lo que están haciendo por ti e incluso puedes pensar que deberías haberte muerto el día que te diagnosticaron.

Sé que esto último es muy fuerte, pero puedes llegar a pensarlo. Hay una cosa importante que quiero que entiendas. Una cosa es TENER un problema y otra cosa es SER un problema. La identificación con el problema, pensar que somos el problema, es muy peligrosa y te ancla más en la enfermedad. No te deja avanzar. Cómo te percibas a ti misma es muy importante. Te voy a poner un ejemplo.

Un bebé, al principio, no sabe caminar. Ve que todas las personas de su alrededor caminan y tienen que estar cargándole cada vez que necesita moverse de un lado a otro. Entonces, el bebé no piensa que él es el problema, que todo el mundo sabe caminar menos él y que, por lo tanto, le deberían dejar atrás. No. Decide ir aprendiendo poco a poco cómo se hace para caminar. Primero se pone de pie apoyándose en algún sitio, luego se suelta, luego da un paso y se cae, etc. Pero poco a poco, lo consigue.

Sé que el ejemplo parece un poco tonto, pero es lo mismo. No somos un problema, lo que pasa es que no hemos aprendido todavía las estrategias de afrontamiento que necesitamos.

También es frecuente que sintamos culpabilidad por todo el dinero que nuestra familia se gasta en ayudarnos a tratar una enfermedad que puede que pienses que es tonta o que podías no haber caído. Primero de todo, y yo aquí me tengo que aplicar más el cuento, no eres "tonta" por haber caído en un TCA. Como ya hemos visto, estas enfermedades son mucho más complejas de lo que parecen. Tampoco eres una carga para tu familia si con ese dinero consiguen ayudarte. Puede que la situación económica no sea la mejor, pero es un dinero bien invertido, en SALUD. Porque ellos te quieren y quieren que te recuperes.

Pero claro, tienes que demostrar que de verdad estás aprovechando los recursos que tienes a tu disposición y esforzarte en querer recuperarte, porque si no, es normal que venga la culpabilidad. Y sé que, a veces, nos frustra no poder explicar que lo intentamos pero no podemos. Pero ni los médicos ni nuestra familia nos van a pedir más de lo que podemos dar en cada momento. Si nos estamos esforzando, se nota. Es igual que no le vas a pedir a una persona con el brazo roto que se cure ya. Sabes que necesita tiempo para que el hueso se regenere.

Por último, ya sé que es difícil dejar de sentirse culpable, pero quiero intentar ayudarte. En los momentos en los que te sientas muy culpable, para y escucha. Intenta identificar por qué te sientes culpable. Te ayudará escribirlo en un cuaderno. Ahora intenta pensar qué puedes hacer ahora que te ayude. Tiene que ser algo factible. Y, si puedes, habla con tu psicólogo sobre este tema.

Espero que este post os haya servido de ayuda. Quiero animar a que si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo de esta enfermedad, busques ayuda y hables con tu médico o los recursos sociales locales. Recuerda, los TCA no nos definen y con ayuda, podemos recuperarnos. Un saludo y anímate a dejar un comentario. Fuerza ❤

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *