Los TCA o Trastornos de la Conducta Alimentaria (llamados en inglés Eating Desorders, ED) engloban a un grupo de enfermedades que, desde mi punto de vista, son de las peores vistas por la sociedad y menos conversadas. Sin embargo, la idea que tiene la gente sobre los TCA se basa en la desinformación y la mala comunicación de lo que de verdad conllevan estas enfermedades.

¿Qué son los Trastornos de la Conducta Alimentaria?

Así que empecemos por el principio. Los Trastornos de la Conducta Alimentaria son un grupo de enfermedades psicológicas graves que se caracterizan por diversas alteraciones en los hábitos alimentarios. Estas enfermedades pueden ocasionar graves problemas de salud como alteraciones en el sistema cardiovascular, osteoporosis, alteraciones hormonales, neurológicas y déficit de múltiples micronutrientes.

Por lo tanto, son enfermedades mentales que se manifiestan físicamente. Este es uno de los puntos claves para mí. La creencia popular es que estos pacientes solo quieren perder peso, se obsesionan y es por eso por lo que se origina la enfermedad. Pero no es así. Aunque hacer una dieta suele ser un factor desencadenante de un TCA, no es el origen.

Origen

Los TCA son enfermedades de origen multicausal, por ello, una intervención conjunta de los departamentos de psicología, psiquiatría, nutrición y endocrinología es fundamental. Al originarse por la interacción de diversos factores (biológicos, psicológicos, familiares y socioculturales) son difíciles de tratar y perjudiciales para la salud porque llevan al individuo a la desnutrición o a la obesidad. Además, están asociados a una baja calidad de vida, una alta repercusión psicosocial en el individuo y muerte prematura.

En los últimos años, los TCA se han incrementado y se han convertido en la tercera enfermedad más frecuente en la adolescencia. Por eso, una detección temprana es clave para evitar la cronificación y favorece la completa recuperación del paciente, evitando recaídas.

Los principales TCA son la Anorexia Nerviosa (AN) y la Bulimia Nerviosa (BN), y son en los que nos centraremos en este blog, aunque hay muchos más, como el Trastorno por Atracón (TA) o el Trastorno de la Conducta Alimentaria No Especificado (TCANE).

Espero que este repaso general a los TCA os haya servido de ayuda y, como siempre, os dejo los artículos en los que me he basado aquí abajo. Quiero animar a que si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo de esta enfermedad, busques ayuda y hables con tu médico o los recursos sociales locales. Recuerda, los TCA no nos definen y con ayuda, podemos recuperarnos. Un saludo y anímate a dejar un comentario.

BIBLIOGRAFÍA

Galván, R., Ramírez, R. (2017). Establecimiento de una dieta adecuada en TCA. Metodología. Trastornos de la conducta alimentaria, 26, 2871-2897. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6433399

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *