Buenos días a todos y bienvenidos. En todo el tema de la detección de un TCA hay una cuestión que me parece muy interesante y que, si no la tenemos en cuenta, nos puede dar más de un quebradero de cabeza. Y es el tema de los cuadros clínicos típicos y atípicos.

Cuadros clínicos

Vayamos por partes. Un cuadro clínico es el conjunto de signos y síntomas que presenta el paciente y que son utilizados por el profesional de la salud para hacer un diagnóstico. Evidentemente, en los TCA hay varios signos y síntomas característicos para cada tipo de TCA.

Pero estos signos y síntomas, que son los que buscan los profesionales de la salud para llegar a diagnosticarte con un trastorno de la conducta alimentaria, son los de los cuadros clínicos típicos, es decir, los normales. El problema está cuando te sales de la norma y eres uno de esos casos atípicos.

Ejemplo

Os voy a poner el mi ejemplo. A grandes rasgos, fui al médico porque tenía amenorrea (ausencia de menstruación) y empezaron a hacerme pruebas. Me hicieron todo tipo de tests y pruebas, hasta la de la tuberculosis. E incluso me hicieron los tests de los TCA y descartaron la anorexia porque, en general, no cumplía el perfil.

Obviamente esto es muy fácil de decir, pero os estoy hablando de meses de pruebas e incluso de un diagnóstico erróneo por el que tomé medicación y por el que me dio una hiponatremia importante. Y también, que empeoró mi situación, haciéndome perder peso drásticamente.

Hasta que al final, después de pasar de médico en médico, uno de ellos por fin dio con el diagnóstico correcto: anorexia nerviosa atípica. Esa palabra, ATÍPICA, fue todo lo que les faltaba a los otros médicos. Tener en cuenta que no todo el mundo cumple el perfil. Eso era lo que complicaba todo más, pero eso es otra historia.

Por eso, quiero hacer un inciso en que los no todas las personas que sufren de un TCA cumplen el patrón al pie de la letra, el cuadro clínico típico. Pero eso no implica que no puedan ser detectados por un buen médico y tratados. Sí, son más difíciles de detectar y tratar, pero incluso así, cada paciente es diferente y no hay un patrón que sirva para la recuperación de todo el mundo.

Espero que este post os haya servido de ayuda y os haya parecido interesante. Dejadme en los comentarios si os interesa que comparta partes de mi historia. Y recuerda, si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo de un TCA no dudes en ponerte en contacto con tu médico o con los recursos sociales de tu comunidad. No estás solo y con ayuda todos podemos salir. Un saludo y fuerza ❤

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *