Buenos días a todos y bienvenidos. Hace poco puse un tweet preguntando temas sobre los que queréis que hable o cosas que queréis saber. Y uno de esos temas, sobre el que quiero hablar hoy, es la motivación.

Motivación... es un tema muy amplio y muy indefinido. Pero empecemos por lo más básico. ¿Qué es la motivación? Según la RAE, la motivación es el "conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona". Esto quiere decir que la motivación es importante, pero no lo es todo. Solo ayuda, en parte, a definir una acción concreta, pero no es el motor que las lleva a cabo. Ese motor es más la determinación.

Es muy bonito estar motivado, y , sin duda, hace todo más fácil. Como dije en este post, es fundamental tener la mentalidad de querer recuperarse para que podamos hacerlo. Y, posiblemente, cuando más deseamos recuperarnos es cuando estamos más motivados. Bien porque hemos leído algo que nos ha hecho decir "¡basta!" o bien porque nos ha ido bien en la consulta del doctor y salimos con la idea de poner todo los consejos que nos ha dado en práctica.

Pero la motivación sin acción es solo eso, una idea, algo intangible y efímero que se irá en los momentos malos. Por eso necesitamos hacerlo tangible de alguna manera, llevar esas ideas a acciones que nos permitan seguir avanzando. ¿A qué me refiero? Pues bien, os voy a dar mi ejemplo.

En la recuperación pasas muchos momentos en los que estás muy cansado y quieres dejarlo todo. Volver a como estaba antes, que, aunque sufría igualmente, podía sola con ello y no hacía daño a nadie. O eso creía, al menos. En esos momentos tu motivación está por los suelos y necesitas haber hecho un plan B para seguir avanzando.

Mi motivación siempre ha sido dejar de sufrir y de hacer sufrir a los demás y recuperar todas las cosas que la enfermedad me ha quitado: amigos, momentos, viajes, alegría, poder disfrutar de la vida sin tener que luchar contra esa voz de mi cerebro, libertad para poder hacer las cosas que quiero, autonomía e independencia, etc. Sí, la lista es larga. Y pensar en todas esas cosas hace que en mi interior surja una energía que me llena de pensamientos positivos y de planes para el futuro.

Pero cuando estoy baja de ánimo, todo eso desaparece y solo me quedo yo, estancada por no saber qué hacer ahora y no poder salir. Es en estos momentos cuando llega el plan B, cosas que sé que si las hago, podré tirar hacia delante. Estas cosas son las pautas. Sí, las pautas e indicaciones que te dan los médicos y que tan harta estoy de que me repitan son las que me hacen no caerme en esos momentos. Hacer las cinco comidas al día, comerme todo lo que me pongan, anotar lo que pienso y siento para ver los posibles detonantes de esa caída, hablar con alguien de confianza sobre lo que me preocupa, etc, etc, etc. Cada uno tiene sus pautas, pero creo que estas son básicas para todo el mundo.

Aun así, saber que estás haciendo las cosas bien y que tienes algo a lo que recurrir cuando te sientes baja también motiva. Es como aprobar un examen. Cuando piensas que vas a suspender, si en vez de tirarte en la cama a llorar te pones a estudiar, definitivamente, te ayudará más y es probable que apruebes. Y ya sé que lo más complicado cuando te has caído es seguir las pautas, pero si en esos momentos unes los pensamientos positivos que te motivan con las determinación de seguir las pautas, podrás (hay que tener determinación, pero tampoco pasarse siendo perfeccionistas, no confundirse).

Bueno, sé que este post está algo lioso y no sé si he logrado expresar lo que quería. Por eso, si tienes alguna duda o algo que añadir déjalo en los comentarios y responderé con mucho gusto. Aun así, espero que este post os haya servido de ayuda. Quiero animar a que si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo de esta enfermedad, busques ayuda y hables con tu médico o los recursos sociales locales. Recuerda, los TCA no nos definen y con ayuda, podemos recuperarnos. Un saludo y fuerza ❤

BIBLIOGRAFÍA

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., [versión 23.3 en línea]. Disponible en: https://dle.rae.es/motivaci%C3%B3n

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *