Buenos días y bienvenidos. Como ya vimos en el post anterior, la anorexia no es superficial. No es una dieta. No es un capricho. Es una enfermedad que tiene las tasas de mortalidad más altas entre las enfermedades psicológicas y tiene una etiología complicada. Por ello, no hay que tomársela a la ligera.

También mencionamos ya en otro post que los TCA en general tienen origen muticausal, es decir, no hay una sola causa que los desencadene y, por tanto, es inútil echar la culpa a una sola cosa. Hay diferentes factores genéticos, biológicos, psicológicos, sociales y culturales que actúan como desencadenantes, mantenedores o que predisponen a tener esta enfermedad. Este tema de la etiología de los TCA es largo y un poco complicado, pero voy a intentar hacerlo lo más simple posible.

ETIOLOGÍA

Evidentemente, todos sabemos que vivimos en una sociedad en la que el culto a la delgadez está extremadamente presente en los medios de comunicación y en la vida cotidiana. Y no se promueve un modelo sano, aunque cada vez haya más campañas que lo intenten, sino una delgadez que roza lo enfermizo. Y este modelo, para las personas que tienen factores que los predisponen a un TCA, no es una buena influencia.

Además, cada vez hay más estudios que han comprobado que algunos factores genéticos están presentes en muchas personas con TCA y que, por tanto, podrían predisponer a un trastorno de la alimentación. En el caso de la Anorexia Nerviosa (AN), hay estudios de análisis de fenotipos homogéneos que relacionan la susceptibilidad a esta enfermedad con el cromosoma 1p.

Entre los factores genéticos, las personas que presentan un TCA también tienen alteraciones en las percepciones del hambre y la saciedad. Los sistemas de regulación de estas percepciones, como el de la leptina y la grelina, están alterados. Además, un hallazgo reciente ha descubierto que el tejido adiposo es un órgano de gran actividad metabólica y endocrina que se comunica con el cerebro para regular el balance energético.

En los factores biológicos, se producen alteraciones bioquímicas en los neurotransmisores del cerebro. Los niveles de norepirefrina están disminuidos, lo que se relaciona con la hipotensión y la bradicardia. También, los niveles de serotonina disminuyen, lo que se relaciona con la aparición de depresión, ansiedad y trastornos obsesivo - compulsivos.

Por último, factores psicológicos y sociales como el perfeccionismo, haber sufrido acoso de cualquier tipo, la soledad, etc. también predisponen a la aparición de un TCA como la anorexia.

Espero que este post os haya ayudado a entender mejor que no hay una sola causa por la que una persona desarrolla anorexia o cualquier trastorno de la conducta alimentaria, pero, desde luego, no es superficial. Es una interacción de factores por los que puede llegar un momento en el que se manifiesten en forma de TCA. Pero es inútil echarle la culpa a algo, ni siquiera a ti mismo. No eres menos por tener un TCA. Esta enfermedad no te define y con ayuda, todos podemos salir de ello.

Como siempre, os dejo los artículos en los que me he basado aquí abajo. Quiero animar a que si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo de esta enfermedad, busques ayuda y hables con tu médico o los recursos sociales locales. Un saludo y anímate a dejar un comentario (creo que este tema me ha quedado muy denso y necesito explicarlo mejor). Fuerza ❤

BIBLIOGRAFÍA

Acerete, D. M., Trabazo, R. L., & Ferri, N. L. (2010). Trastornos del comportamiento alimentario: Anorexia nerviosa y bulimia nerviosa. Protocolo AEPED. Capítulo 7, pp. 326 - 339. Recuperado de: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/anorexia_bulimia.pdf

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *