Buenos días y bienvenidos. Un problema bastante común que he visto cuando estás sufriendo un TCA es afrontar el cuerpo femenino. ¿A qué me refiero? A que hay muchas adolescentes y mujeres que no se sienten cómodas en su cuerpo y les gustaría no tener los atributos femeninos, lo que no implica que no se sientan mujeres. Solo que no les gusta tener la regla ni pechos, principalmente.

Y sé que a nadie le gusta el dolor menstrual ni el engorro que supone. Pero no me refiero a eso. Estoy hablando de un sentimiento de rechazo intenso, de rabia y frustración, incluso asco. Por lo que he visto, suelen ser jóvenes que se empezaron a desarrollar muy pronto y suelen tener unos pechos grandes y dolor menstrual con cambios de humor muy intensos, aunque no hay un patrón para esto.

Estas personas están desesperadas ante los bruscos cambios de humor que sufren cada mes durante unos días, una semana o más. Y es que tener tantos cambios y tan bruscos es agotador y te deja hecha un lío. No saber por qué estás contenta y al segundo siguiente estás enfadada con el mundo y, luego, llorando a lágrima viva por una tontería te deja mentalmente echa polvo.

Además, odian la talla de sus pechos, ya que son incómodos e incluso les duele la espalda a largo plazo. Esta talla les condiciona mucho a la hora de vestir y de relacionarse, las puede hacer más inseguras. Y muchas han pensado en operarse para hacerse una reducción.

Todo esto hace que se planteen seriamente por qué tienen que sufrir todo eso por el mero echo de ser mujer. Además, está el tema de los "piropos" por la calle, y aquí, todo el mundo sabe a qué me refiero. A esos, generalmente, hombres que hacen comentarios obscenos sobre el cuerpo a una joven por la calle, por ejemplo, sobre los pechos. Eso que ellos suelen llamar piropos, pero que son desagradables e inapropiados.

A estas personas que se sienten tan incómodas en un cuerpo desarrollado, estos comentarios les influyen mucho más, aparte de que suelen recibir una cantidad mayor de comentarios. Cuando otras personas les resaltan una característica suya que odian y de una manera tan desagradable es normal que se enfaden y se indignen. Si ya me enfado yo cuando me pasa, no digamos ellas.

Y esto es un gran problema de la sociedad, que hombres adultos les digan esas cosas a niñas no es normal. Es como si esos hombres no vieran una persona, sino carne en movimiento, un cuerpo. Es igual que si nosotras fuéramos diciéndoles cosas sobre sus atributos en público. No lo hacemos (o al menos, no la gente que yo he visto). ¿Por qué con las mujeres es diferente? Somos más que un cuerpo. Sé que no puedo cambiar la sociedad, pero aun así, el miedo y la indignación que te producen estos comentarios no tendrían que ser algo tan normal.

Si te identificas con estas mujeres que se sienten tan incómodas en su cuerpo busca de dónde viene esa incomodidad. Si es inseguridad, baja autoestima o la función que tenga el no tener un cuerpo desarrollado en ti. No puedes cambiar lo que otros dicen, pero puedes trabajar en cómo te afecta y por qué te afecta tanto tener ese cuerpo, las causas que hay detrás. Siempre hay algo detrás. O puede que tengas dudas sobre tu sexualidad. Investiga y habla con alguien, habla con un psicólogo que te ayude. No estás sola.

Bueno, creo que me he ido un poco del tema e igual me he indignado un poco, pero espero que se haya entendido el punto de este post y espero haber podido ayudar a las personas que están pasando por esto. Quiero animar a que si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo un TCA, busques ayuda y hables con tu médico o los recursos sociales locales. Recuerda, los TCA no nos definen y con ayuda, podemos recuperarnos. Un saludo y anímate a dejar un comentario. Fuerza ❤

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *