Buenos día y bienvenidos. Hoy traigo un tema, posiblemente muy trillado ya, pero que sigue siendo importante. Cuando sufres de un TCA, una de tus mayores obsesiones es conseguir el cuerpo ideal o, al menos, el cuerpo ideal para ti. Pero ¿cuál es este ideal? Porque en realidad, parece que nunca es suficiente, parece que por mucho que hagamos nunca lo vamos a conseguir. Cuando tienes un TCA, parece que siempre vas a estar insatisfecha con tu cuerpo.

A lo largo de la historia ha ido cambiando el ideal de belleza. Sé que lo que voy a decir no es muy feminista que digamos, pero, ya desde la prehistoria, ha existido un ideal de belleza femenino. Este estaba orientado a la fertilidad, y se basaba en caderas anchas y pechos grandes.

Más tarde, en la Edad Antigua, en Grecia y Roma, vemos esculturas basadas en el cánon de proporciones perfectas de Policleto. Este ideal de belleza dice que la escultura debe medir siete veces la altura de la cabeza. Una de las esculturas más famosas de esta época es la Venus de Milo, que representaba el cuerpo ideal de la época. No me gusta hablar de tallas, pero, si la Venus fuera real, usaría una talla 42.

En la Edad Media, el ideal de belleza ya se relacionaba con la riqueza y el poder. En ese entonces, las mujeres de tez blanca y más rellenitas eran las que representaban el cuerpo ideal. ¿Por qué? Porque ese cuerpo significaba riqueza, que no tenían que trabajar en el campo, bajo el sol y con escasez de comida.

Con el Renacimiento, se volvió a un modelo de belleza más clásico, más cercano a ese cánon. Desde la Revolución Francesa, empezó a aparecer el ideal de belleza contemporáneo, con cuerpos altos y delgados como modelo. En el caso de los hombres, más o menos se ha mantenido el ideal de belleza, con cuerpos altos y un poco musculados.

Sin embargo, podríamos decir que, actualmente, no existe un solo ideal de belleza, sino que hay varios. Aunque sigue predominando la idea de un cuerpo alto y delgado, como el de las modelos de pasarela, también hay cuerpos que representan este ideal y que son menos altos y con más curvas, como el de alguna actriz o cantante. Y, últimamente, están apareciendo cuerpos más curvilíneos y fuertes, sobre todo asociado a un movimiento llamado "body positive" y a las modelos plus size. Pero también cuerpos caracterizados por glúteos y pechos anchos y caderas más estrechas. Así que, hoy en día, podríamos decir eso de "para gustos, colores".

Aparte de dejar claro que no existe un cuerpo ideal, y más estos días, también quería hacer una reflexión sobre el modelo estético que nos inculcan desde pequeños. Esto es muy estereotipo, pero a las mujeres nos imponen el modelo "Barbie". Chicas jóvenes con un cuerpo muy delgado e irreal, sin proporcionar, altas y con muchos complementos, siempre listas para comprar. A los hombres les muestran figuras de acción con músculos, siempre dispuestos para luchar.

Aunque cada vez se están haciendo más movimientos para cambiar estos estereotipos, siguen estando presentes y crecimos con ellos. Por eso, creo que tenemos que cuidar bien el modelo de cuerpo que les presentamos a los más jóvenes desde pequeños, para que no se formen un modelo subliminal que les induzca a un cuerpo poco saludable. Porque, ¿por qué nos da pena una persona con desnutrición en un reportaje del tercer mundo y no nos da pena una modelo desnutrida en una pasarela? Seamos coherentes y responsables.

Bueno, y aquí termina mi pequeña reflexión sobre el tema del "cuerpo ideal". Espero que os haya servido de ayuda y, como siempre, os dejo los artículos en los que me he basado aquí abajo. Quiero animar a que si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo de esta enfermedad, busques ayuda y hables con tu médico o los recursos sociales locales. Recuerda, los TCA no nos definen y con ayuda, podemos recuperarnos. Un saludo y anímate a dejar un comentario. Fuerza ❤

BIBLIOGRAFÍA

López Guimerà, G., Sánchez Carracedo, D. Alimentación, modelo estético femenino y medios de comunicación. Grao, 2008, 262 p. Disponible en: https://cutt.ly/vrSFeAL

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *