Buenos días a todos y bienvenidos. Normalmente, saber que tienes un TCA y darte cuenta realmente de que tienes un TCA no van de la mano. Darte cuenta de tu enfermedad toma su tiempo.

Como os comenté en otro post, a los médicos les costó detectar que tenía anorexia. Y hacía tiempo que en mi interior yo había barajado la idea de que lo que me pasaba podía ser un TCA, pero como los psicólogos, al principio, dijeron que no, me intenté convencer de que no era. Pero, en el fondo, yo sabía que tenía algo que ver con eso, aunque no lo quisiera reconocer.

Cuando me confirmaron mi diagnóstico después de casi un año de incertidumbre, fue en parte como un alivio para mi. Y lo asumí con positivismo, con ganas de empezar la recuperación y con optimismo. Había muchos momentos muy duros, en los que estaba bloqueada y tenía ganas de llorar, pero me mantenía tranquila.

Tuvo que pasar una semana para que me diera cuenta de verdad que tenía una enfermedad mental. Tan duro como suena. Y me acuerdo que, cuando eso me hizo clic en el cerebro no podía parar de llorar. Son tantas las emociones que sientes que te desbordas. Hay momentos en los que te bloqueas y necesitas muchísima ayuda para hacer las cosas. Hay otros momentos en los que conectar con tus emociones duele tanto que estás cansada de hacerlo. Y, mentalmente, estás agotada. Pero sigues luchando.

En resumen, al principio, puede que racionalmente aceptes que tienes un TCA. Pero, de pronto, llega ese día en el que conectas de verdad contigo mismo, te desbordas, lloras y te das cuenta de dónde estás metida, de qué le estás haciendo a tu cuerpo y a tu mente. Por eso, quiero que sepas que este proceso no es raro, nos pasa a todos. Puede que sean días o puede que sean meses. Cada uno necesitamos nuestro tiempo de aceptación, pasar nuestro duelo interno, para poder salir a luchar.

Espero que este post os haya servido de ayuda y que os sea útil. Quiero animar a que si crees que tú o alguien que tú conoces está sufriendo de esta enfermedad, busques ayuda y hables con tu médico o los recursos sociales locales. Recuerda, los TCA no nos definen y con ayuda, podemos recuperarnos. No estás solo. Un saludo y anímate a dejar un comentario. Fuerza ❤

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *